Juan Iglesias Paz

Editorial de la Edición  53

- Juan Iglesias Paz / Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte.

Entre el cambio y la continuidad

Hace treinta y un años jugaba mi primer partido federado en Ferrol, desde entonces hasta alcanzar la división de Honor con O’Parrulo FS han pasado muchos años y desde entonces… muchos más.

En el mundo actual, todo cambia, los valores sociales ya no son los mismos que hace veinte o treinta años y lo mismo sucede en todos los aspectos de la vida, por tanto no es de extrañar que el futbol sala se adapte a los nuevos tiempos e intente evolucionar y no quedarse atrás, pues el mundo del deporte es, como no podía ser de otra manera, muy competitivo y como dice el refrán, renovarse o morir. Aun así creo que es necesario que aquellos valores o ideas que siguen estando vigentes debemos de intentar mantenerlos, pues no todo lo moderno es mejor ni todo lo pasado peor, lo que debemos hacer es buscar ese equilibrio entre el cambio y la continuidad, lo antiguo y lo moderno. Solo así conseguiremos mantener aquellos valores que no se deben perder y al mismo tiempo adaptarse a los tiempos modernos.

Llegado a este punto, nos encontramos ante una nueva temporada y un nuevo reto, vender un producto que sea atrayente y competitivo en el momento actual, compartiendo parrilla de salida con el resto de deportes y demás eventos, y que al mismo tiempo conserve lo bueno que se ha ido creando a lo largo de estos años.
Para ello nuestro deporte esta temporada realiza varios cambios con respecto a la temporada anterior, se retoma el horario del sábado al mediodía para poder disfrutar de un partido en directo a la una del mediodía.

El otro cambio al que me refería es el nuevo nombre de la liga, hasta hoy llamada División de Honor y que pasa a denominarse Primera división emulando a la liga de futbol.

Ahora comienza una nueva temporada y ya van veintitrés ediciones desde que se creó la LNFS. El formato es el mismo aunque el nombre ya no. A los nostálgicos nos da la sensación de que se acaba una época, pero como todo en la vida hay que encontrar un equilibrio entre el cambio y la continuidad. La División de Plata pasa a denominarse Segunda y la Primera A pasa a llamarse segunda B.

Solo esperamos que no pase lo mismo que en el futbol y que la liga no sea un monologo de los equipos de Madrid y Barcelona.

Con ilusiones renovadas y con los cambios comentados comienza una nueva temporada en la que habrá caras nuevas como las de Rivera navarra y Puertollano y ausencias recordadas aun sin nombrarlas, tanto de jugadores como de equipos.
Pasan los años y las ligas y a pesar de la gran temporada del campeón, por suerte otros equipos como Movistar, El Pozo, Saja Segovia, Manacor, Benicarló, Lobelle y otros le disputaran una nueva liga en la que intentaran competir al más alto nivel, en la mejor liga del mundo, cada uno peleará por sus objetivos y si estos son realistas, al final casi todos estarán contentos del trabajo realizado en esta temporada que empieza.
Solo quiero desearles a todos mucha suerte y que nos sigan haciendo disfrutar de este deporte, independientemente del nombre de la liga o de los horarios de sus partidos, pues al fin y al cabo es SOLO FUTBOL SALA, el “mismo” al que jugábamos hace treinta y tantos en el patio del colegio.

Espero que sigamos disfrutando como entonces y nos adaptemos a los cambios para evolucionar cada año y así seguir siendo la mejor liga del mundo.