Jos Escrich

Editorial de la Edición  116

- José Escrich / Entrenador Nacional FS Nivel III R.F.E.F.

Adios a la referencia

Nuestro juego siempre ha requerido o ha resultado muy beneficioso el tener un buen pívot en nuestro equipo. Una figura con la que cualquier entrenador va a estar complacido.
Esta figura ya puede ser utilizada para nuestra filosofía de juego o bien para determinados momentos del juego en los cuales un buen pívot puede sacarnos de muchos apuros.Si echamos la vista atrás y pensamos en un pívot de referencia del que ha marcado un estilo en los equipos en los que ha estado y que además ha sido internacional, creo que todo el mundo diría el mismo nombre, Fernandao.
El tiempo que a veces es un aliado y otras un enemigo, en esta ocasión ha aparecido para decirnos que ya son muchas batallas las que lleva jugadas y que es el momento de dejar la selección.
Es cierto que últimamente no ha sido un jugador con los minutos que contaba antes pero siempre es un recurso el tenerle y poder cambiar la dinámica del juego e imprimirle ese carácter ganador que contagia a sus compañeros.Hemos tenido la suerte de poder disfrutarlo mucho en nuestra liga y ha sido una gozada poder verlo semana tras semana. Mi recuerdo de jugador importante fue cuando lo vi en Playas de Castellón donde esa temporada el equipo castellonense tenía un equipo de más bajo nivel a lo que nos tenía acostumbrado y su figura resaltaba entre el resto.Cada vez que el equipo se encontraba en problemas tenía la consigna de mandar el balón arriba y Fernandao era el encargado de dominar ese balón y además crear peligro. Era ya un jugador muy dominante por su envergadura y su potencial físico y se hacía muy cuesta arriba a los cierres el poder defenderle.
En su última etapa en España que fue en el F.C. Barcelona fue también un jugador que ayudó mucho a conseguir esa serie de títulos que hizo al equipo catalán el dominador de nuestra liga.
A nivel táctico en esta última etapa en España el equipo tenía dos formas de jugar muy claras, una era con un juego de cuatro con movilidad y mucho control del juego y otra mucho más directa que era jugando con Fernandao de pívot.

Una forma de ir cambiando la dinámica del partido y que generaba muchos problemas a las defensas rivales y que algunos equipos han optado también por tener en su plantilla un jugador de este tipo de características y poder ir cambiando la dinámica de juego.
Después de su etapa en el F.C. Barcelona el equipo azulgrana ha seguido optando por tener una figura de pívot dominante y poder seguir en la línea que encontró con la aportación de Fernandao.

Con la selección española ha llegado a la cifra de 102 internacionalidades. Un número muy importante y que da muestras de su importancia dentro de la selección. El problema es que con su marcha en España no tenemos jugadores de este perfil y todos los que vienen a nuestra liga son jugadores extranjeros.
Deberíamos seguir formando jugadores importantes para jugar en la posición de pívot y en el deporte de base es donde debemos empezar esta labor. Los entrenadores de base tienen una labor importantísima y es ahí donde debemos tener buenos formadores.
El pasado martes 24 aprovechando el partido entre España y Montenegro se aprovechó para hacer un más que merecido homenaje a Fernandao. Un detalle importante para un jugador que nos ha dado tanto.
Gracias fernandao por tantas tardes de disfrute!