La lateralidad del portero: aspecto clave de evaluación para el desarrollo del perfil corporal

El Portero

El portero tiene que dominar situaciones diversas del juego y debe responder con su cuerpo, previsiblemente con manos y pies, además de con cada una de las lateralidades que intervienen en cualquier acción técnico–táctica, ya sea el ojo para ver y percibir, hombro y cintura para girarse y saltar, y la utilización de las piernas para rechazar o desviar la trayectoria del balón, o bien simplemente para desplazarse previa acción técnica.

Lo cierto es que, independientemente de la lateralidad dominante, para funcionar y responder de forma multilateral, debe disponer además de cualidades corporales y mentales diferentes a los demás jugadores de campo, que le permitan utilizar el cuerpo como recurso técnico y desarrollar así su inteligencia táctica al servicio del juego, en sus respuestas individuales acordes siempre a una situación previa táctica colectiva (Llopis, 2010).

por Amalia RevueltaEl Portero
Edición nº 84


Regresar al listado

Para leer este artículo debes suscribirte.

Miles de contenidos exclusivos y además 3 artículos GRATIS cada mes.
Registrarme ahora
Ya soy usuario, 

Quizas también te interese:

Añadir a mis artículos favoritos

Debe ser un usuario registrado y entrar en su cuenta para utilizar ésta opción.

Qué desea hacer?
Entrar en mi cuenta | Registrarme