Hector Garca Salido

Editorial de la Edición  79

- Hector García Salido / Redactor Jefe de MínimoSport.

Todos quieren a Diego Costa.

Debe ser complicado que te quieran a la vez Brasil y España. Es como salir de fiesta y decidirte por una de las dos chicas más guapas del local. Pero también debe ser placentero. Dos gigantes del fútbol mundial han peleado este último mes por tener a Diego Costa entre sus filas. España, no obstante, con más ganas. Es cierto que Felipe Scolari, seleccionador de Brasil, le convocó para dos amistosos en el pasado mes de marzo, pero se olvidó de él en la Copa Confederaciones. Una decisión que cambió el punto de vista de Diego Costa. El brasileño, entre tanto, recibió la oferta de la federación española. Vicente del Bosque, algo que no ha hecho nunca antes con ningún jugador, le terminó de convencer en una comida privada con él. El seleccionador sabe que Diego Costa aporta otras cosas a la selección (como un plan B), además de mucho gol, un problema en la actualidad. Y es que España cuenta con muchos y muy buenos delanteros, pero ninguno tiene una gran marca de cara a puerta. Nada que ver con Diego Costa, quien está peleando ante Cristiano Ronaldo y Messi por ser el máximo goleador en España.

El jugador del Atlético de Madrid representa al cien por cien lo que es el Atlético de Madrid. Robusto, fuerte y con una confianza ciega en sus posibilidades. Posiblemente no sea el coche más atractivo del mercado, pero sí el más fiable. Diego Pablo Simeone ha conseguido hacer mejores a todos sus jugadores (Miranda, Filipe, Godín, Koke…), pero sobre a Diego Costa. José Ramón Sandoval, quien le tuvo en el Rayo, me comenta en el reportaje sobre el jugador hispano-brasileño que él le dio todos los galones del equipo.”Necesita sentirse importante para jugar a su mejor nivel”, me explica el ahora técnico del Sporting de Gijón, club con el que está haciendo un gran trabajo. El delantero rojiblanco ya es santo y seña del Atlético de Madrid. La grada se identifica a la perfección con él. También los compañeros. La sociedad que ha formado con Koke puede llevar al equipo muy lejos. De momento lo tiene entre los grandes de la Liga y con los octavos de final de la Champions League atada.

El fútbol da muchas vueltas. De la noche a la mañana puedes ser héroe o villano. Diego Costa lo sabe bien. No hace mucho no contaba para ningún entrenador. En Vallecas, un lugar especial para jugar al fútbol, volvió a la vida. Desde entonces no ha parado de subir. Su carácter también le ha ayudado. Costa no se esconde ante nada. No tiene ningún miedo. Es consciente de que su decisión de jugar con España el Mundial entraña ciertos riesgos para él y su familia, que sigue en Lagarto, su ciudad natal. Diego Costa lo sabe bien, pero él ha sido agradecido con España, país, como él mismo afirmó, que le ha dado todo como jugador. Si no ocurre nada raro de aquí al verano, la convocatoria de Vicente del Bosque para el Mundial será Diego Costa y 22 jugadores más.