Hector Garca Salido

Editorial de la Edición  64

- Hector García Salido / Redactor del Diário Qué!

Nueva Liga… y poco (o nada) cambia

Agosto, mes de vacaciones y de playa, vuelve a ser el pistoletazo de salida de la Liga. La nueva temporada arranca con grandes emociones: Supercopa entre Real Madrid y Barcelona y Supercopa de Europa con Atlético y Chelsea. Una gran noticia para los aficionados, pero horrible para la preparación de ambos equipos. Mourinho y Tito Vilanova sólo han tenido un mes para preparar a sus plantillas. Lejos quedan esas pretemporadas donde se trabajaba por partes. Primero lo físico, más tarde lo táctico y finalmente todo junto. Ahora los entrenadores se han tenido que adaptar a las estrecheces de un calendario cargado de partidos y de viajes. La Federación intenta llevarse la Supercopa a China con la excusa de que se jugaría a un solo partido. Sin embargo, nadie menciona el trastorno que supone para los jugadores marcharse a China un día, jugar el siguiente y volver horas después.

Disputar gran cantidad de partidos no siempre es sinónimo de espectáculo. Liga, Champions, Copa del Rey, Supercopa… El calendario sigue estando cargado en exceso. Los futbolistas apenas tienen 72 horas para recuperarse después de cada partido. Por si faltaba algo, ahora también tienen que jugar a mediados de agosto, donde el termómetro no baja los 30 grados en la mayoría de los sitios.

Así que todo esto lleva a las mismas consecuencias: Las plantillas largas son las que acaban ganando. Seguramente el Valencia o Atlético de Madrid salgan lanzados en la pelea contra Real Madrid y Barcelona, pero parece complicado que a finales de año estén pegados a ellos. Blancos y azulgrana siguen nutriéndose de los jugadores que brillan en el resto. Es el caso de Jordi Alba, al que el Valencia no ha podido retener. Es curioso el caso del Barcelona, que ha alcanzo su plenitud con una mezcla de cantera y jugadores que conocen la Liga. Dani Alves, Jordi Alba, Keita o Villa son un claro ejemplo. Son escasas las ocasiones en las que el Barcelona acude al mercado extranjero para fichar. Todo lo contrario que el Real Madrid, incapacitado para fichar en España. Los blancos parecen pagar un caro peaje por sus intentos en etapas anteriores.

Así que la Liga ha vuelto. Se esperan emociones, muchas a pesar de que ya no está Guardiola. Tito será uno de los grandes nombres de este año. El Valencia también intentará colarse en ese imaginario pódium. Los ‘ché’ han apostado por Pellegrino en el banquillo. Tal vez el Pep del Valencia. El tiempo y los partidos pondrán cada cosa en su sitio. El balón siempre manda.