Hector Garca Salido

Editorial de la Edición  63

- Hector García Salido / Redactor del Diário Qué!

Va por Elllos.

El fútbol español ha vuelto a conquistar Europa, pero el último mes también viene marcado por las muertes de Miki Roqué y Manolo Preciado. La Selección se acordó de ellos en la Eurocopa. Algo que, desgraciadamente, se ha convertido en un rito cada gran campeonato. La Eurocopa 2008 fue para Puerta. El Mundial para Jarque y este título de 2012 para Miki Roqué y Preciado. La pelea de los dos ha sido diferente, pero siempre sin bajar los brazos.

Manolo Preciado ya es un mito en Gijón, donde la ciudad se volcó con un entrenador de gran corazón. Será imposible encontrar otro Manolo Preciado en el fútbol español. No entrenó a ninguno de los grandes. No importa. Preciado ha dejado una gran marca en nuestro fútbol. Su nueva aventura iba a ser el Villarreal, pero los de arriba se lo quisieron llevar antes. Tal vez allí también sea entrenador. Y lo será como aquí: bonachón, amigo de sus amigos, divertido, todo corazón. La pelea de Miki Roqué fue diferente. Se fue muy joven. El futbolista del Betis anunció hace un año y medio que tenía un cáncer. Entonces nadie presagiaba un final tan duro. Carles Puyol, de manera anónima, le ayudó en todo. Pero Miki Roqué no pudo pelear más. Se va un gran futbolista y una mejor persona. Los 23 jugadores de ‘La Roja’ les rindieron su homenaje ganando la Eurocopa. El pasado mes de junio quedará marcado para siempre.

Pero esta editorial no sólo es un homenaje a Miki Roqué y Manolo Preciado. Estas líneas también sirven para ensalzar un equipo histórico. España conquistó su tercer gran título de manera consecutiva. Algo que se ha convertido en habitual, pero miremos para atrás. Mayo de 2008. España comenzaba por entonces su concentración para la Euro de Austria y Suiza en la Ciudad del fútbol en Las Rozas. Nadie en el primer día hablaba de ganar el título. Entre la prensa se comentaba pasar de la primera ronda como un éxito. Luis Aragonés fue el único que creyó en el equipo. Ni siquiera los jugadores soñaban con el triunfo, pero Luis, poco a poco, los fue convenciendo. Un gran trabajo de motivación que cambió el chip de los 23 jugadores. La victoria ante Rusia en el primer partido fue el principio. Luego llegaron los penaltis ante Italia. El gol de Cesc giró la historia. El mundo. España pasó de cuartos. El resto ya lo conocemos todo: Triunfo ante Alemania, Mundial de 2010 y ahora esta Eurocopa. En el más difícil todavía. Y es que España acudió a la cita europea sin Puyol y Villa. Nada nos pudo parar. El fútbol es nuestro. El título va para Manolo Preciado, Miki Roqué, Antonio Puerta y Dani Jarqué.