Jesus Suarez Lourido

Editorial de la Edición  33

- Jesus Suarez Lourido / Licenciado en Periodismo y Ciencias de la Información. Master en Comunicación Empresarial. Corresponsal en España de la revista World Soccer Digest (Japón)

POR FIN, HAN PERDIDO

Ahora a todo el mundo le importa la copa del Rey. Ahora que ha perdido el Barca ante el Sevilla, el resultado es que ha caído el campeón. En el boxeo también pasa. El mito del campeón que aprende a caer. Así le ocurrió al Barca en Sevilla. Puede que el Barça se sintiera o creyese invencible porque solo ganaba y ganaba y esas mismas victorias te dan la fe y la seguridad de que vas a ganar siempre. Y de repente caes. Caes eliminado a doble partido en la copa del Rey por el valor doble de los goles en campo contrario. Y todo el mundo cree o quiere –salvo por supuestos los propios barcelonistas- que ya es vulnerable y va a caer una, dos, tres, cuatro y cinco veces más, hasta que se convierta en un equipo vulnerable.Nada de esto va a ocurrir con este Barça.

Es cierto y aunque Guardiola no lo quiera reconocer, o mejor dicho, no tenga la percepción de que se equivoco con la alineación del Camp Nou ante el Sevilla, donde se guardó a muchos titulares en el banquillo y cuando los metió en el campo: Xavi, Ibrahimovic , faltaba tiempo para darle la vuelta al partido. Todo fue por un gol. Un gol menos o un gol más, como se prefiera, pero solo un gol.Sin embargo, los que tuvieran la ocasión de ver la segunda parte del Barca en Sevilla –donde si jugó el equipo campeón, excepto Valdés en la portería que fue ocupada por Pinto- todo lo demás fue reconocible y excelso. Superior. Infinitamente superior. A ese Barca de titulares no le ganó el Sevilla.

El Sevilla perdió cero uno en el Sánchez Pizjuan. Este Barca es el mejor equipo que yo he visto jugar al fútbol. Ni el Milan de Sacchi, ni el Dream Team, según mi criterio son los mejores de la historia del fútbol.En el segundo tiempo de Sevilla lo demostraron porque apabullaron a un Sevilla que solo pudo aguantar dentro del área y por las manos de Palop. Al Barca le fallo la puntería. Solo la puntería. Tuvo las cinco condiciones que escribo siempre para que lo que llamamos futbol, sea efectivamente futbol. Y esas cinco condiciones son: orden, claridad, precisión, astucia y puntería. Fallaron en la última.Por eso no teman. El Barça sigue ahí, íntegro y auténtico, con todas sus señas de identidad intactas y totalmente reconocible. Con Valdés, Xavi, Iniesta, Messi, Piqué, Puyol y demás. Y con Guardiola. Se ha cortado su racha ganadora, es cierto, pero también saben el por qué: porque le faltaron unos pocos titulares en el Camp Nou y un gol por falta de puntería en Sevilla. La prueba de lo que digo ya la tuvimos en el partido de liga del Camp Nou. Barça 4, Sevilla 0. También le interesa la copa al Depor, al Atlético de Madrid, al Getafe, al Celta, a todos los que se clasificaron y sobre todo a los equipos de primera que cayeron eliminados.

El ejemplo del Valencia da que pensar. Por ejemplo, en el descanso gana cero dos y la eliminatoria a favor. Las cosas no le pudieron ir peor en la segunda parte, pese a que nadie intentó en el Deportivo sujetar a Zigic, un jugador que marca diferencias en cuanto a la manera de jugar del Valencia –nunca me cansare de repetir que lo que más condiciona del juego de un equipo son los delanteros que tiene- y por ello, acompañarlo de los Villa, Joaquín y Banega hasta que el partido estaba dos a dos y con solo diez minutos por delante para marcar un gol que clasificase al Valencia. El fútbol lo hacen así.

Un equipo que tiene en su plantilla a Villa, Silva, Zigic, Mata, Joaquín, Banega, Pablo Hernández, Vicente y ficha al Chori Domínguez es incapaz de sujetar un resultado favorable durante cuarenta y cinco minutos, con solo salir a jugar al estilo –ya no digo Barça, para qué-, pero si al menos al estilo selección española y conseguir la posesión de balón como mejor sistema de defenderse.

Y no con Albelda y Fernandes en el medio centro con cuatro defensas detrás y un portero. Total siete, repito, siete jugadores en tareas defensivas. Por mucho que ataque Miguel, por su banda. El fútbol no es así. No, no lo es. Lo hacen así. Es decir, de escuela. La escuela en la que te dicen que el fútbol es táctica y no de los futbolistas.

Algún día aprenderán. Viva la copa del Rey.