Toni Kroos. El liderazgo intelectual

La Táctica del Fútbol

Nos han educado sobre las bases del esfuerzo que atrae a las glándulas sudoríparas a hacer su trabajo.

Todo lo que se acerca al sudor, al aspaviento vacío de contenido lo recogemos como producto de liderazgo. Alzar la voz, poseer la capacidad de elevar la voz, o terminar el encuentro como si de una batalla a campo abierto saliésemos, nos parece un ejemplo incontestable de abanderar un objetivo común.

por Óscar CanoLa Táctica del Fútbol
Edición nº 114


Regresar al listado

Para leer este artículo debes suscribirte.

Miles de contenidos exclusivos y además 3 artículos GRATIS cada mes.
Registrarme ahora
Ya soy usuario, 

Quizas también te interese:

Añadir a mis artículos favoritos

Debe ser un usuario registrado y entrar en su cuenta para utilizar ésta opción.

Qué desea hacer?
Entrar en mi cuenta | Registrarme