En breve el contenido estará disponible

No eres usuario? registrate ahora o identificate





- recordar contraseña

Champions League: CSKA 1 - Real Madrid 1. El CSKA empató en el tiempo añadido un partido que el Madrid tenía controlado.

22/02/2012
Antes de que el árbitro pitara el final, los jugadores del Real Madrid ya soñaban con la ducha caliente y con el rumor de nana de los motores del avión. Vuelta a casa y regreso al frío español, conocido y amoroso. Llegado el minuto 90, el objetivo estaba cumplido: vencer en Luzhniki, sin apenas sobresaltos, eliminatoria casi sentenciada, otro trabajo profesional. Con medio cuerpo en el vapor de las duchas, el alargue se hizo eterno. Los últimos patadones al cielo de Moscú ofrecieron pistas del hartazgo. El visitante deseaba marcharse, intercambiar camisetas, saludos y fuagrás por caviar: dormir, soñar, amanecer en Madrid.
Sin embargo, la película no termina hasta que se encienden las luces de la sala y alguien te barre las palomitas bajo los pies. Olvido, distracción, confianza, impaciencia. Todo a la vez. El caso es que el CSKA empató en los títulos de crédito. Justo antes del cartel de Panavisión y de los agradecimientos al ayuntamiento de la ciudad. Falta lateral, flanco derecho. Y un regimiento de cosacos al remate. Desesperados, además. El balón volador, la última bala del Ejército Rojo, tocó en las cabezas de los hermanos Berezutski (rusos de catálogo) y acabó a los pies del sueco Wernbloom, que por primera vez en toda la velada tocó pelota y no carne.
En ese instante, y no en otro, el Madrid se quedó helado. Hasta entonces había sobrevivido sin necesidad de pieles de foca. Más que eso: Arbeloa y Khedira jugaron en manga corta, lo que dejó en delicada situación al General Invierno y en gran posición a los varones de Salamanca y Stuttgart.
Fuente: www.as.com
Volver a listado de noticias      

Tienda


COPYRIGHT © 2012 FUTBOL-TACTICO.COM  |  TERMINOS DE USO  |  POLÍTICA DE PRIVACIDAD  |  CONTACTO