En breve el contenido estará disponible

No eres usuario? registrate ahora o identificate





- recordar contraseña

Actualidad FIFA y UEFA

Brasil aflora con una goleada todos los problemas de Argentina.

3-0 para Brasil en una derrota que deja a Argentina al borde del abismo para la clasificación del Mundial de 2018. Tite planteó el partido perfecta ante una Argentina sin orden y fútbol. Messi poco pudo hacer.

Redacción: Héctor García

Goleada para Brasil y más problemas para Argentina. Es el resumen de una noche que deja a la canarinha muy cerca del Mundial de Rusia (lleva cinco victorias seguidas con Tite) y a Argentina al borde del abismo. "Estamos en la mierda, pero seguirmos dependiendo de nosotros", señalaba Messi abatido tras el 3-0. Una vez más Messi no pudo ser Messi con su selección. El problema no es de él, sus primeros diez minutos fueron espectaculares, sino colectivo. Tite adivinó de manera perfecta todas las debilidades que tiene esta selección albiceleste. No hay orden en el equipo de Bauza. No lo soluciona un medio del campo plagado con trabajadores: Biglia, Mascherano y Enzo Pérez. Los tres acompañados por Di María. Ni, por supuesto, fútbol. Mascherano, Biglia y Enzo Pérez son jugadores acostumbrados a la destrucción y contención, pero no a la creación. Tampoco puede asumir ese rol Di María, un extremo reconvertido a interior, con todo lo que eso significa para jugar en el medio del campo. Así que Argentina se queda a medio camino, y eso en el fútbol es la nada. Bauza quiere construir un equipo para Leo Messi, sin embargo, no sabe cómo hacerlo. El 10 sempre tiene que ir a buscar la pelota, recibiendo muy atrás y de espaldas. Un síntoma más de que el problema viene dado por esa desconexión medio del campo-delantera. 

El plan perfecto de Tite

Sin fútbol y orden la Brasil de Tite pasó por encima de Argentina con sus virtudes. No son muchas, es cierto, pero sí son efectivas cuando son ejecutadas a la perfección. La canarinha esperó a Argentina en su campo consciente de que su rival jugaba al borde de un ataque de nervios debido a la necesidad de la victoria. El empate no era malo para Brasil, sí para Argentina. Equipo solidario atrás y presión en la salida del balón para provocar los fallos de los defensas argentinos. Muchos, por cierto. Tite ha mantenido ciertos rasgos de la mejor Brasil de Scolari. Un equipo más 'europeizado', construido desde la base para ser mortal arriba en la contra. El gran momento de Neymar, por fin liberado con la camiseta de la canarinha, hace que cada salida sea peligro de gol. A él se ha añadido por fin Coutinho, el futbolista perfecto para este estilo. Su golazo abrió el marcador para Brasil y dibujó el escenario perfecto para los de Tite.

Sin embargo, Tite sí ha cambiado un rasgo respecto a esa Brasil de Scolari. No se conforma con la ventaja, busca siempre agrandar la herida. Lo hace manteniendo su idea original: orden y contargolpe. Brasil manejó a su antojo a Argentina a partir del 1-0. No necesitó desplegar un gran juego para alcanzar la goleada. Neymar hizo el segundo antes del descanso con una ejecución perfecta ante Romero y Paulinho, un futbolista que ha recuperado Tite, cerró el partido nada más comenzar la segunda parte. El resto del encuentro fue una agonía lenta para Argentina y Messi, un futbolista que sufre cuando se pone la camiseta de la albiceleste. El 10 puede ganar un partido, pero él solo no es suficiente para clasificar a un equipo para un Mundial, y más en la zona sudamericana, donde cada rival muerde.

¿Qué hacer?

La solución no pasa por cambiar de entrenador. El problema no es Bauza. El problema es un concepto mayor: fútbol. Argentina llegó tres finales en los últimos años, pero lo hizo sin juego. La Argentina de Sabella en el Mundial conquistó cada partido sin tener una línea clara de fútbol, salvado por los momentos de sus estrellas. Lo mismo le ocurrió al Tata Martino en las dos últimas Copa América. Sí hubo momentos buenos, como la goleada a Chile, pero no se advirtió una línea que seguir. Se piensa en nombres como Simeone o Pochettino para arreglar el problema, incluso Marcelo Bielsa. Pero la pregunta es: ¿Quieren ellos? 



COPYRIGHT © 2012 FUTBOL-TACTICO.COM  |  TERMINOS DE USO  |  POLÍTICA DE PRIVACIDAD  |  CONTACTO